Coches Victorias, el tradicional paseo de Viña del Mar.

Como expresa Renzo Pecchenino “Lucas”, en su obra, Apuntes Viñamarinos, esta cuidad “…fiel a su tradición campesina, siempre ha sido en realidad, una ciudad de caballos.” Un vivo ejemplo de esta condición la podemos ver diariamente al observar el paso de las centenarias Victorias.

Este medio de transporte está presente en nuestra comuna desde antes de su fundación. Por supuesto, los carros tirados por caballo eran la forma de comunicación más frecuente durante el siglo XIX. Los paseos a la Hacienda de la Viña de la Mar, desde Valparaíso se realizaban necesariamente a caballo o arrastrados por éstos. La realización del Ferrocarril entre Valparaíso y Viña del Mar, producirá una disminución de este tipo de traslado, sin embargo continuarán. Especialmente, una especie de carros públicos que se conocerán como “Carros de sangre”,  que realizaba el tránsito desde la ciudad Puerto a Viña del Mar por la costa.

La tradición de los coches Victoria, se mantuvo en la ciudad como una locomoción colectiva interna, que con el paso de los años le dio un carácter representativo a la ciudad, la que si bien ya no necesitaba de este medio para el traslado de sus habitantes, mantuvo la costumbre transformándose en parte de la identidad del paisaje viñamarino.

El paseo en Victoria, se establece como una actividad indispensable en toda visita a la ciudad, bien lo saben sus cocheros cuando, especialmente, en la época estival son frecuentes las solicitudes de sus servicios por los turistas que visitan la comuna.

Los coches, que se remontan algunos de ellos, al siglo XIX, fueron en su mayoría importados desde Europa. De origen inglés, francés o alemán, en la actualidad estos vehículos son de compleja mantención. Sus conductores se esfuerzan en mantenerles en buenas condiciones, sin embargo, en caso de un deterioro de importancia, estos deben ser reparados por el único experto en la materia, que se encuentra en la ciudad de Quillota.

El cuidado de los animales, también es un punto de relevancia, y más allá de la polémica, tanto sus dueños como la municipalidad se han encargado de mantener a los ejemplares en buenas condiciones.

Hace algunos años se determinó la instalación de las Victorias en puntos turísticos estratégicos de la ciudad, como el Reloj de Flores, Plaza de Viña, Avenida Perú, entre otros. Lugar desde los cuales, los turistas fundamentalmente, aunque también algunos viñamarinos, pueden iniciar un interesante recorrido de la ciudad, con la interesante guía de quienes los transporta, quien va señalando en su paso los atractivos más esenciales de la ciudad.

Fuente:

Lorena Brassea Pizarro.

Prof. de Historia y Geografía.

Archivo Histórico Patrimonial, Departamento de Cultura

Municipalidad de Viña del Mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: