Tradición británica en deportes y esparcimiento: el Valparaíso Sporting Club y El Derby

Viña del Mar testimonia en muchas locaciones e instituciones una “huella inglesa”, quizás el espacio más representativo en este aspecto es el Valparaíso Sporting Club, recinto ubicado en el cuadrante Uno Norte, Av. Los Castaños, pie de monte del Cerro Miraflores y Av. Sporting, con una superficie de 1.241.961 metros cuadrados, por lo que es uno de los bienes raíces de mayor extensión en nuestra ciudad. Desde él, se irradia la tradición del “deporte de los reyes”, la hípica; no obstante, sería una visión miope identificar este espacio únicamente con el hipódromo, pues hay una serie de deportes, que han encontrado aquí su lugar de práctica.

Revisemos los antecedentes del turf o hípica en Viña. Las primeras noticias de carreras de caballos al estilo inglés (para diferenciarla de las carreras a la chilena) se tienen de 1864, cuando en el sector alto de Valparaíso conocido hoy como Placilla de Peñuelas, se realizaban competiciones entre integrantes de la colectividad británica, por ello los programas eran en lengua inglesa. El año 1869, el amor por este deporte, lleva a sus cultores a dar origen a una sociedad, conocida como Valparaíso Spring meeting, que realiza programas de carreras bilingües, para la comprensión de los aficionados de lengua castellana. En 1882 se formaliza esta sociedad con la aprobación del gobierno de la República de los estatutos sociales, la que pasa a llamarse oficialmente Valparaíso Sporting Club, presidida por don José Francisco Vergara; e iniciando sus actividades el 5 de septiembre de ese año. Coetáneamente, aficionados británicos a la equitación, fundaron en 1870 el Valparaíso Paperchase Club, que se dedica a fomentar y a enseñar este bello y exigente deporte.

Ambas actividades, se radican a partir de 1882 definitivamente en Viña del Mar, en terrenos que don Atilio Álamos González le tenía arrendados a don José Francisco Vergara. Pero tras el fallecimiento del fundador de Viña del Mar, en 1889, la sociedad que presidía, trató vanamente de adquirir los terrenos en que desarrollaba sus actividades, lo que finalmente logró en 1899 cuando la firma Álvarez, Jackson y Cía, los adquirió con el fin de transferirlos a la reformada Sociedad Valparaíso Sporting Club en 1901. En 1905 y 1908 se adquirieron nuevos retazos, que permitieron instalar las diversas dependencias, especialmente las canchas de carrera y aprontes, que fueron diseñadas por el ingeniero Ramón Herrera Lira.

Las carreras eran inicialmente disputadas por aficionados, especialmente provenientes de la comunidad británica, aunque posteriormente con la integración de criollos, se amplió la participación, y los “gentleman riders” tuvieron una extracción nacional plural, requiriéndose únicamente la propiedad de un caballo que cumpliera las condiciones de la prueba. Las competiciones recibían el nombre de “desafíos” y se corrían sobre distancias de una milla o más, por ejemplares equinos de raza inglesa o “fina sangre” o mestizos “media sangre”, en lotes de diez o más rivales. Curiosamente, tampoco faltaron carreras reservadas a otro tipo de ejemplares, incluso las hubo de “mampatos”, es decir caballos que no superaban una alzada o estatura de 1,50 mts.

La carrera más tradicional que se disputa en este recinto, es El Derby, una de las pruebas más clásicas de la hípica chilena y que actualmente es la última etapa de la triple corona, conformada por esta competición junto al Ensayo y el Saint Leger. Los orígenes del Derby en Chile, se remontan a 1882, cuando el Directorio del Valparaíso Sporting Club, encarga a una comisión integrada por los socios Hugo Bourchier, Guillermo Lazonby y Samuel Oxley, la presentación de un proyecto de carrera semejante al Derby inglés. Hecho el estudio en sesión del 5 de agosto de 1885, el Directorio aprobó el Programa de Temporada en donde se consignaban las bases de la prueba, a saber: Distancia a recorrer, que equivale a 2.400 metros, para caballos de tres años; el peso del jinete debía rondar los 58 kilos para caballos “fina sangre” y 50 kilos para los de “media sangre”; se agregó días después de la sesión otra condición para el caballo que resultara ganador, y era que el máximo de tiempo a emplear en cubrir la distancia de 2.400 metros no debía superar los 2 minutos y 51 segundos. Un dato anecdótico, es que las primeras pruebas fueron disputadas por muy pocos ejemplares (sólo 3 en la inicial y un promedio de 4 hasta fines del siglo XIX), la explicación radica en la escasez de ejemplares de tres años existentes en el país, las distancias que había que recorrer para traerlos a Viña y al hecho que la ciudad no era tan atractiva como hoy2.

El primer Derby se disputó el 22 de octubre de 1885, teniendo por ganador a Cachapoal II de propiedad de Daniel Madden, conducido por el jinete peruano C.P. Zavala, quien se impuso sobre los ejemplares Cometa y Dinla. Hoy el Derby se corre el primer domingo de febrero de cada año. Participaron en la versión 2010 dieciséis “fina sangre”, y se impuso el ejemplar Casablanca Smile, del Stud Carillanca – Haras El Sheik y montado por Héctor Berríos.

Fuente:

Archivo Histórico Patrimonial

Departamento de Cultura

Municipalidad de Viña del Mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: