El Reloj de Flores, símbolo de la Ciudad Jardín.

 

Si los encargados del municipio viñamarino querían un elemento de precisión que sirviera para mostrar la hora y que durara por muchos años, hicieron bien en importarlo desde Suiza, ¡No podía ser de otro lugar!

El conocido “Reloj de Flores” comenzó a funcionar en la comuna a partir de 1962. Su mecanismo fue construido ese mismo año en Neuchatel, en el país helvético, en la fábrica Favag, y su adquisición se debió a un plan de embellecimiento de la ciudad con motivo de la realización del VII Campeonato Mundial de Fútbol Profesional, organizado a comienzos de la década del 1960. Viña del Mar, con el remozado estadio Sausalito, fue una de las cuatro sedes (las otras fueron Santiago, Arica y Rancagua), donde se disputaron los partidos pertenecientes al Grupo 3, conformado por las selecciones de Brasil, México, España y Checoslovaquia, además del partido de cuartos de final entre Brasil e Inglaterra, y una de las semifinales, en que se vieron enfrentadas Checoslovaquia y Yugoslavia.

El preciso sistema que ha ocupado el reloj ha variado su maquinaria original en dos oportunidades. La última de ellas se debe a la modernización que por este tiempo se está llevando a cabo en el sector de Caleta Abarca: nuevo Hotel Miramar, tren subterráneo, repavimentación de calles Viana y Álvarez. El sistema mecánico que operaba en el reloj fue sustituido por un eficiente computador, que lo pone al día en cuanto a tecnología, y que le permitirá funcionar por muchos decenios más.

Existen otras importantes urbes con relojes florales similares al de nuestra ciudad, entre ellas Bologna, en Italia; Barcelona, en España; San Juan, en Argentina; Caracas, en Venezuela; Asunción, en Paraguay; Melbourne, en Australia; Monrovia, en Sudáfrica, entre otras.

El “Reloj de Flores” que existe en nuestro ayuntamiento, se ha convertido en uno de los puntos turísticos más concurridos por los visitantes; de hecho, algunos viajeros se han atrevido a afirmar que este instrumento atrae más por su colorido y belleza paisajística que por su funcionalidad. Otro factor que lo convierte en el favorito de los turistas va de la mano con cierto misticismo, ya que, según dicen los habitantes de Viña del Mar, aquellos visitantes que se fotografían con él a sus espaldas, volverán a la ciudad.

Hay que hacer un reconocimiento a la municipalidad viñamarino, debido a que cuida con esmero este lugar. Preservarlo en óptimas condiciones exige gran esfuerzo porque, entre otras cosas, se debe mantener un vivero para surtirlo de flores frescas durante todo el año, poseer personas idóneas para su atención, y disponer, además, de guardias para resguardar su seguridad.

A casi 50 años de haberse realizado la Copa Mundial de Fútbol en nuestro país, tenemos, además del histórico tercer lugar, un hermoso reloj floral en la comuna, que sigue recordándonos, con su ritmo preciso, el paso del tiempo.

Fuente:

Archivo Histórico Patrimonial

Departamento de Cultura

Municipalidad de Viña del Mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: